Natalia Andújar

Web personal

Pañuelo sí, pañuelo no, esa no es la cuestión

13 comentarios


Mujeres estudiando.

Mujeres estudiando.

Todas las feministas defendemos un mismo principio inalienable: la igualdad entre hombres y mujeres. No puede haber excepciones ni excusas aunque éstas se apoyen a menudo en razones religiosas y/o sociopolíticas. Pero eso no significa que haya una única manera de luchar contra el machismo.

Defender la liberación de las mujeres mediante la imposición ideológica de algunas feministas laicas sobre las mujeres de otras culturas y de otras creencias es una contradicción en sí. De hecho, se cae en otra forma de machismo, esta vez la mujer blanca, burguesa y occidental se sitúa en un plano superior y se otorga un papel de “salvadora” frente a la “pobre víctima” sumisa y cubierta con el pañuelo. Este esquema no hace más que reproducir los estereotipos.

Por desgracia, ciertos sectores feministas de nuestro país utilizan esos discursos paternalistas en beneficio propio, para dinamizar un movimiento que ha perdido fuerza y no sabe cómo regenerarse en un contexto diverso y plural.

Christine Delphy, militante histórica por los derechos de las mujeres afirma que “el feminismo debe ser mundial o sino no es feminismo. Debe tener en cuenta las luchas de todas las mujeres del mundo, y de todos los grupos de mujeres. Las que llevan el pañuelo sólo pueden luchar a partir de su propia vida y de su propia experiencia. Un feminismo que excluye la vida y la experiencia de ciertas mujeres no puede ser válido”.

El debate se sitúa, pues, en ese punto. ¿Las mujeres deben renegar de sus creencias religiosas para emanciparse? Si afirmamos que el pañuelo no tiene cabida en el espacio público porque es un símbolo discriminatorio, estamos otorgándole un significado monolítico y esencialista. Al contrario, éste cambia en contextos diferentes por lo que identificarlo con los usos que se dan en otros países significa considerar a las niñas y jóvenes nacidas en España (y por lo tanto españolas) como eternas extranjeras. ¿Qué tendrá que ver el pañuelo de una chica que estudia o de otra que trabaja con el pañuelo de una mujer discriminada?

En su artículo “La democracia, el velo y la tolerancia” (EL PAÍS, 22-10-07) Amelia Valcárcel afirmaba que “como el Estado no apoya a ninguna religión, sino que las protege a todas, en sus espacios, los públicos, incluidos los educativos, no debe haber signos religiosos”. ¿Proteger significa entonces anular? ¿Por qué la expresión de cierta religiosidad es ofensiva? ¿Si una alumna lleva una cruz, un pañuelo o una camiseta del Che está haciendo proselitismo?

Una cosa son los signos religiosos fijos, como un crucifijo en la pared porque la institución pública debe ser “neutral”, y otra que se prohíban los signos religiosos móviles. A menos que queramos cambiar la Constitución, debemos respetar las convicciones religiosas de los ciudadanos.

En realidad el debate del pañuelo es un falso debate porque se utiliza para ocultar los verdaderos problemas que afectan a nuestra sociedad: desigualdad de trato por causas religiosas, discriminación laboral, islamofobia, racismo. Se acusa a ciertos colectivos musulmanes de ser diferentes, de ofender al querer afirmar su identidad cuando de hecho esa diferencia les viene impuesta desde fuera.

La medida represiva que propone Valcárcel tendría unas consecuencias muy negativas para la sociedad española: aumentaría la desconfianza y el miedo hacia el “otro”. Reprimir significa acentuar el resentimiento legítimo que pueden sentir algunos jóvenes hacia una sociedad mayoritaria que no les acepta con sus diferencias Y es que lo que se les está diciendo es que tienen deberes pero no tienen derechos.

El multiculturalismo no es simplemente la simpatía por el folklore o la gastronomía, esa es una comprensión orientalista del término. El concepto va más allá de lo anecdótico. El multiculturalismo no significa tolerancia, sino respeto por las culturas y creencias. Ninguna cultura se presenta como superior a otra, ni siquiera la cultura “no religiosa” debe ser entendida como poseedora de la única verdad, porque sino caeríamos en un fundamentalismo laico.

Es ingenuo pensar que la eliminación de cualquier signo religioso puede asegurar una neutralidad total o que contribuye a emancipar a las chicas. De hecho, la neutralidad absoluta no existe y se confunde con la uniformidad. Podemos uniformizar nuestra apariencia pero por suerte no podemos uniformizar las conciencias.

Anuncios

Autor: Natalia Andújar

Profesora y activista.

13 pensamientos en “Pañuelo sí, pañuelo no, esa no es la cuestión

  1. gràcias,
    lo que dices aqui es lo que siempre pienso pero nunca he escrito, en mi opinion es exactamente la realidad y los musulmanes e inmigrantes lo entendemos perfectamente pero no se que pasa que del otro lado no se entiende, igual es que no lo quieren entender.

    saludos,

  2. Tiempo al tiempo. Todo llegará, insha Al-lâh.

  3. Hola.

    Mi nombre es Maite y estoy realizando un estudio sobre sobre mujeres inmigrantes y TICs, sus usos y practicas. En el enlace está el blog donde explico detalladamente el proyecto y el desarrollo de la investigación.

    El caso es que conocido a una mujer marroquí que desea realizar estudios de Asistente Social pero que no ha iniciado ningún trámite al respecto porque piensa que automáticamente la van a rechazar por su uso del pañuelo islámico.
    Estoy buscando información de cuál es la normativa existente al respecto pero no encuentro nada concreto. Teniendo en cuenta que es una persona adulta y no una niña, y el tipo de centro donde se realizan este tipo de estudios (de Grado Medio o Grado Superior) ¿sabrías decirme si existe alguna normativa al respecto que podría perjudicarla o si por el contrario existe algo en lo que apoyarse para poder acceder a este tipo de formación reglada desde sus circunstancias y sin problemas? ¿o bien podrías decirme dónde encontrar esta info?

    Maite

    * * * AlfaBeta * * *
    Mujeres, Inmigración y TICs

  4. Hola Maite

    No hay ninguna normativa que lo prohíba. Al revés, la Constitución y la Ley orgánica de Libertad Religiosa protegen su derecho a vestirse según sus convicciones.

    Tendría que informarse si en el reglamento interno de la escuela está prohibido. Aún así, un reglamento escolar nunca puede ir contra las leyes, por lo que sería anticonstitucional y podría dar pie a una denuncia.

  5. buenos días,

    soy doctoranda y mi tesis versa sobre los movimientos de mujeres y feministas en Irán.
    En esta entrada, usted cita a Christine Delphy. Podría usted faciliarme la referencia completa de esta cita por favor, si es posible.

    Gracias

  6. hola hermana soy musulmana pero no llevo velo i me siento confundida es obligatorio un abrazo

    • Assalam alekum No puedo darte una respuesta absoluta. No serviría de nada, porque cada uno tiene su propio camino. Andalo sin angustias, con tawakul, entrega incondicional, y hallarás la respuesta que buscas. Wa salam

  7. hola hermana soy musulmana pero no llevo velo i me siento confundida es obligatorio un abrazo

  8. Hole Ndeye, soy estudiante de master en EEUU y estoy escribiendo un paper sobre el velo islámico en Europa, me preguntaba si tienes artículos escritos en inglés porque tu punto de vista me puede resultar tremendamente útil. Muchisimas gracias, y enhorabuena por un trabajo tan bien hecho.

  9. EL VELO Y LA CORBATA
    El velo que las mujeres tienen que llevar obligatoriamente en algunos países islámicos, es lamentable, desde luego. Pero aún más lamentable es la actitud de muchos occidentales que se creen superiores o más civilizados porque nuestras mujeres pueden ponerse o quitarse lo que les venga en gana. Esos bobos occidentocéntricos se olvidan de varias cosas. Por ejemplo, de la corbata.

    En Occidente, la mayoría de los hombres se ven obligados a llevar corbata en su trabajo y en muchos lugares y situaciones. Y la corbata, amén de antifuncional y ridícula, es tan lamentable como el velo. Es clasista y es, sobre todo, machista: es el estandarte del “señor”, que lo distingue tanto de la mujer como del obrero, y, junto con su inseparable chaqueta, constituye el uniforme del macho dominante.

    La mujer, cuando se pone “elegante” (es decir, cuando reafirma su estatuto social mediante la indumentaria), tiene innumerables opciones. El varón, sólo una: el uniforme. ¿Y quiénes llevan uniforme? Los militares, los policías, los curas… Es decir, las personas cuya pertenencia a un cuerpo o estamento determinado les confiere algún tipo de autoridad.

    La corbata es un símbolo (uno de los más relevantes, a pesar de su inofensiva apariencia ornamental) de nuestra cultura patriarcal y clasista. La corbata es vanidosamente reaccionaria, chillonamente falocrática. Desconfiemos de los que la eligen. Y combatamos a los que la imponen: no son mejores que quienes obligan a llevar velo o cuelgan crucifijos en las aulas donde los niños deberían aprender a pensar.

    Otro día podríamos hablar de los zapatos de tacón…

    ZamZam, Abdel Jhalil, No es de mi autoría 🙂

    • Gracias, Abdel Jhalil. Yo no creo que haya que darle significados esencialistas a las indumentarias, puede haber también razones estéticas. De acuerdo en la no imposicion, pero luego cada uno que se vista como quiera. A las mujeres se nos impone culturalmente taparnos el pecho en publico, y eso no se vive como una discriminacion u opresion.

  10. I’m not sure exactly why but this web site is loading incredibly slow for me. Is anyone else having this issue or is it a problem on my end? I’ll check back later on
    and see if the problem still exists.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s