Natalia Andújar

Web personal

El feminismo no está en venta (o no debería estarlo)

Deja un comentario


Comparto globalmente las ideas expuestas por la abogada Lidia Falcón en sus dos artículos: Hablando el lenguaje de la ONU y La perversa alianza del machismo con el izquierdismo, publicados recientemente en el diario Público.

El machismo está avanzando, afecta a todo el espectro político: tanto a hombres como a mujeres, de derechas como de izquierdas y el grueso de la población da por hecho que las luchas feministas ya no son necesarias porque, supuestamente, somos bastante “iguales”.

Reivindicar la “igualdad” dentro de un sistema capitalista y patriarcal como es el nuestro, es un contrasentido. Hay mujeres ejecutivas que son odiosamente machistas con sus mujeres de la limpieza (perdón, personal del hogar). Sin embargo, hablar de “lucha de clases”, está pasado de moda. Coincido, pues, con la denuncia de Falcón sobre cómo la neutralidad e indefinición lingüística propagada por la ONU está obstaculizando la lucha de las feministas. Hasta en eso ha conseguido colonizarnos.

En su segundo artículo, denuncia las posturas sexistas de quienes se supone que deberían ser sus aliados naturales: los hombres de izquierdas. Desgraciadamente, eso no es nuevo. Quienes se opusieron al sufragio femenino en España fueron los republicanos. En los contextos musulmanes nos encontramos con lo mismo: en Turquía, los políticos de izquierdas han defendido el veto al acceso al parlamento a las mujeres con hiyab. En el nuevo “islam de las luces” europeo, tampoco tienen cabida las mujeres. Solo como escaparate, una vez que el negocio, la transacción y la distribución de las tareas ha quedado en manos de los hombres.

Hay otra alianza que a mí me inquieta especialmente: la de cierto feminismo con el ultraderechismo, tal y como denuncié en el artículo ¡No a las leyes falocráticas y racistas que discriminan a las mujeres!, ante la postura de muchas feministas no musulmanas que se han alineado con las tesis de la ultraderecha, haciendo oídos sordos sobre la manipulación a la que están siendo sometidas y sobre cómo están validando discursos fascistas en lugar de luchar contra ellos.

No solo nos enfrentamos a los machistas en nuestro propio campo, a los machistas en el campo enemigo (reforzado con nuevas alianzas) sino que además asistimos a una lucha fratricida por el monopolio de la “ortodoxia feminista”. Muchas feministas institucionales y mediáticas se han arrogado el derecho a decidir quién es feminista y quién no, cómo deben pensar las mujeres, cómo deben vestirse, cuál ha de ser su agenda política y cómo deben combatir las religiones para, finalmente, poder entrar en el templo feminista-blanco-burgués.

Es urgente destruir esos templos e ídolos, alertar sobre la perversión de ciertas alianzas y abordar el feminismo como lo que debería ser: un movimiento de lucha social, política y espiritual que no está en venta.

Anuncios

Autor: Natalia Andújar

Profesora y activista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s