Natalia Andújar

Web personal

Se ha de recuperar la dimensión espiritual del islam

Deja un comentario


Entrevista realizada en el marco de un trabajo de investigación cuyo tema principal gira en torno a “Los prejuicios sobre el islam”. La autora es estudiante de segundo de bachillerato.

¿Por qué decidiste convertirte al islam? ¿Cuánto tiempo hace y cuánto tiempo lo estuviste pensando?

En realidad yo no hablaría de “conversión” sino de volver a la naturaleza primigenia de todo ser humano (la fitra). Siempre tuve una inquietud espiritual. Pero no compartía la estructura jerárquica de la Iglesia católica ni las lecturas más reaccionarias. En 1998 decidí pronunciar la shahada (la profesión de fe), con dos amigas mías como testigos. Estudié y viví entre musulmanes durante 7 años antes de hacer pública mi condición de musulmana.

¿Esto ha supuesto que los tuyos te juzgasen de alguna manera? ¿Has perdido amistades por ello?

No, es una cuestión privada que no está a la orden del día cuando me relaciono con mis familiares y amigos. Me ha pasado justo lo contrario, ahora tengo muchos más amigos, tanto musulmanes, como ateos y cristianos.

¿Cuál fue la primera reacción y qué fue lo primero que te dijo tu familia?

Nunca lo hemos planteado así, sino que el proceso ha sido muy natural. Hubo reacciones de curiosidad cuando anuncié mi boda con el que después sería mi marido, él era musulmán y negro.

¿Crees que en este país hay demasiada xenofobia o racismo? ¿Estos últimos años ha ido en aumento? ¿Crees que es natural o está incitado de alguna manera?

Existe una islamofobia más evidente, vehiculada por los medios de comunicación y sus estereotipos e informaciones sesgadas, pero también una islamofobia más sutil, latente, que es aún más peligrosa. El ámbito académico tiene mucho que ver con esta última, porque mediante argumentos supuestamente científicos, se acaban validando y reforzando las tesis fundamentalistas.

¿Cuál es el reto de la mujer conversa en España?

A mí no me gusta hablar de “la mujer”, sino que siempre reivindico la necesidad de decir “las mujeres” porque somos diversas, con diferentes prioridades y trayectorias vitales. Yo diría “el reto de las mujeres en general” es que tengan una igualdad real en todos los ámbitos, incluido el religioso.

¿Crees que en España y concretamente en Cataluña hay un feminismo musulmán poco extendido?

No necesariamente. Hay poca conciencia de pertenecer a un movimiento transnacional porque estamos demasiado ocupados o centrados en cuestiones locales, que actualmente son prioritarias. Pero si le damos la vuelta al planteamiento, es decir, si les preguntamos a las musulmanas si creen que el islam es injusto y misógino con ellas, la inmensa mayoría afirma que no.

¿Cuáles son los principales objetivos que se quieren conseguir incrementando el feminismo musulmán en Cataluña?

Construir un proyecto sólido de emancipación que dé respuesta a las necesidades reales de las musulmanas y luchar contra la ignorancia y los prejuicios.

¿Por qué el Islam y no otra religión?

Yo no concibo el islam únicamente en su vertiente histórica (siglo VII) sino desde un punto de vista inclusivo. Me identifico con los versos del místico murciano Ibn Arabi:

Mi corazón se ha vuelto capaz de acoger todas las formas,
es pradera para las gacelas, monasterio para monjes.
Templo para ídolos y Kaaba del peregrino,
Tablas de la Toráh y Libro de El Corán.
La religión que profeso es la del Amor y sea cual sea el rumbo que tome,
su montura, el Amor es mi religión y mi fe.

¿Los medios de comunicación fomentan los prejuicios sobre el islam?

Sí, eso mismo indican los diferentes estudios que se han hecho al respecto, tanto en España como en el resto de Europa. Aunque no es la única herramienta de difusión  de la islamofobia: el cine también. “Reel bad arabs” es una película que analiza cómo las producciones hollywoodienses han construido y reforzado las imágenes estereotipadas de los musulmanes.

¿Crees que la gente se deja influir demasiado por lo que dicen los medios de comunicación y las redes sociales?

Por los medios de comunicación masivos, sí, pero existen medios de comunicación alternativos muy críticos, que dan una visión alternativa, más matizada y plural. En las redes hay de todo, aunque parezca que la información circula de manera más fluida, también se da un control. Hace pocos días bloquearon a los administradores de la comunidad de facebook The uprising of women in the Arab world, que está liderando una campaña de apoyo a las mujeres en el mundo árabe.

¿Crees que el vídeo “Innocence of Muslims” (en el cual se insulta al islam y a nuestro profeta) se puede considerar un atentado contra el islam?

¡Es un atentado contra el buen gusto! Pero yo no lo censuraría.

¿Qué opinas de que ni Google ni Youtube quieran retirarlo?

Que es mejor, porque cuando se prohíben contenidos tan vulgares y sin ninguna calidad artística, la prohibición lo que hace es darle más importancia aún, sirve de marketing de un producto destinado a las masas.

Como dice Josep Anglada: ¿Crees que los musulmanes “invaden” Cataluña?

Si hablamos de inmigrantes, las cifras dicen lo contrario. Muchos se marchan o quieren marcharse con la crisis. La idea subyacente de esta afirmación es que inmigrante y musulmán es lo mismo, lo que muestra una gran ignorancia. ¿Cómo puedo yo invadir Cataluña siendo catalana? La inmigración no es un fenómeno ilegal, es un derecho de todo ser humano a vivir en mejores condiciones, esperar tener un futuro digno para su familia y acceder a unos servicios y derechos básicos: educación, alimentación, salud… No creo en naciones proteccionistas, cerradas, insolidarias ni en el cierre de las fronteras. De hecho, ¡defiendo la libre circulación de las personas!

¿Cómo harías una campaña para defender los derechos que tienes como musulmana?

Visibilizaría la labor de las musulmanas, con sus perfiles y trayectorias diversas. Pero no desde una postura reactiva o defensiva sino creativa: a través de sus expresiones artísticas: cine, literatura, pintura, música, teatro, etc.

¿Qué crees que se debería destacar de la religión musulmana?

Que se ha de recuperar su dimensión espiritual y acabar con la hipertrofia de la dimensión legalista. Además de que el islam forma parte de nuestra tradición, de nuestras raíces.

¿Llegará algún día en que haya igualdad para todos?

Insha Allah, como decimos los musulmanes. Los seres humanos no somos aún lo suficientemente maduros para ejercer plenamente como califas, es decir, como vice-regentes de Allah en la Tierra, aunque tengamos esa capacidad en potencia.

Autora: Miriam El Kassah

Fuente: Blog Natalia Andújar

Anuncios

Autor: Natalia Andújar

Profesora y activista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s