Memoria de un destierro

Foto: Magui

Habita en el anhelo la tierra añorada
Un viaje, un no retorno
Una morada ascendente
Un vértigo sin lugar y sin tiempo
Roza la brisa, canta el recuerdo, murmulla el deseo
Y el fuego, y el aire y la tierra cultivada,
Mojada en su lecho de muerte,
Alumbra la lumbre del agua.

¡Qué maravilla! La plata de tus canas me deslumbra
Te oigo risueña en ecos lejanos,
Nunca tu yugular estuvo tan cerca de la mía.
Poquito a poco, como estrella fugaz,
Vamos llegando al no lugar y al no tiempo cogidas de la mano.

¡Ya no soy! Exclamas.
¡Ya no soy! Me rindo.
Ni una gota, ni un suspiro, solo briznas diminutas de silencio,
Memoria anhelada.
¡Ya no soy!
¡Ya no soy!
Nunca he sido, ni seré, ni soy nada.

Anuncios